Cómo Crear un Mejor Relación con su Jefe

Su jefe o empleador es alguien que debería ser de gran importancia, si es usted alguien que desea progresar en su profesión. Idealmente, su jefe debería ser alguien con quien se pueda mantener en contacto incluso si deja de trabajar con él. La gente que ostenta puestos de administración tiene mucha experiencia de la que usted puede aprender. Además, tienen contactos que usted puede aprovechar para ascender en su profesión. Puede que parezca algo egoísta pensar así, pero al fin y al cabo, en el mundo corporativo la regla de “Hoy por ti, mañana por mí” es lo prevalente. En un futuro, puede que su antiguo jefe le contacte porque necesita su ayuda.

Puede que, en este momento, no disfrute de la mejor relación con su jefe, o que no tenga ningún jefe en absoluto. Es hora de que cambie eso y que la transforme en algo que les beneficie a los dos en algún punto. Para conseguirlo, hay unas cuantas cosas que necesita hacer que tienen que ver con cambiar su personalidad lo suficiente como para desarrollar una buena relación. Recuerde, sin embargo, que usted es su propio jefe y que debería aceptar tareas y retos que encajen con usted.

Así que, sin más dilación, aquí tiene unas cuantas cosas que puede hacer para mejorar su relación con su jefe.

Sea Consistente

Las dos cosas principales que su jefe espera de usted son rendimiento y consistencia. Y creo que la última es más importante que la primera, aunque se desarrolle a partir de ella. Usted debería ser alguien con quien puedan contar en su lugar de trabajo. Su nombre debería ser el que se mencione cuando surja la necesidad. Esto solo sucederá si usted es consistente en lo que hace. Si entrega su trabajo a tiempo, si viene siempre a la hora, si mete sus horas en la oficina, le acabarán considerando un trabajador de primera. Esta es la imagen ideal que quiere poner en la mente de su jefe. Debería ser alguien a quien alaben con las puertas cerradas.

La única manera de conseguir esto es la de convertirse en alguien en quien se pueda confiar. Haga de su consistencia su poder. He hablado con innumerables ejecutivos que dicen que lo que más desean encontrar es alguien en quien puedan confiar ciegamente para que haga su trabajo. Como una máquina bien engrasada que se puede poner a funcionar cuando sea preciso. Puede que suene desconcertante, pero usted tiene que ser ese eslabón en su trabajo que está sintonizado con todos los demás.

La consistencia es crucial.

No espere que le Agradezcan Su Trabajo

Sin duda es muy natural que desee que le aprecien por sus logros, pero lo cierto es que eso no es muy habitual en el mundo corporativo. Esperar a que le alaben por algo que haya hecho es un tanto infantil y, francamente, si está esperando que le lluevan los halagos, se va a llevar un buen chasco. Claro que, si los recibe, disfrútelos como el néctar que solo se recibe en ocasiones especiales.

Lo primero que ha de tener en cuenta es que no tiene por qué esperar recibir halagos por algo que se espera que usted haga. Se supone que ha de realizar su trabajo, nadie le está forzando a que lo haga. Si después espera que le den una palmadita en la espalda cada vez que termine con una tarea, su jefe va a empezar a contemplarle como a alguien inmaduro. Y lo que pasa es que tiene que guardar estas cartas debajo de su manga. En vez de buscar el aprecio en ese instante, añádalo a la lista de sus logros. Más adelante, podrá utilizarlo como un punto a su favor en cualquier negociación que le pueda ser de beneficio.

Usted debe sacar adelante su trabajo con firmeza. Sus acciones han de hablar más alto que sus palabras y que cualquier excusa que pueda plantear sobre una tarea no cumplida.

Deje que Su Jefe Cumpla con Su Papel

Seguramente su jefe ha estado en la empresa más que nadie. Si no es así, entonces cuenta con más capacidades y con la experiencia adecuada para conseguir el puesto que ostenta. Por ello, como empleado suyo, ha de confiar en las decisiones que pueda tomar. Por supuesto, siempre que tomen las decisiones tomando en consideración a todos los empleados además del lugar de trabajo. Usted debe confiar en esas decisiones y apoyarles lealmente si cree que son en beneficio de todos.

De esta manera, puede que su jefe empiece a verle como a un activo valioso y leal a la empresa. La lealtad es algo muy dificil de conseguir hoy en día, con los empleados saltando de un trabajo a otro. Si usted muestra estas cualidades en su lugar de trabajo, puede esperar que le lleguen buenas cosas. Una de las maneras en que puede hacerlo es dejando a su jefe que haga su trabajo. Comente sus preocupaciones, pero no tome un papel activo en desmantelar sus decisiones. A nadie le gusta que le digan cómo hacer su trabajo, y tampoco los que siempre están llevando la contraria.

La situación ideal ha de verle preparándose para protegerse de todo. Diga lo que le preocupa a su jefe de manera que tampoco tenga un efecto negativo en ellos pero que comunique su opinión. Después, deje que hagan lo que les plazca, sabiendo que usted les ha comentado los problemas que haya podido tener y que si acaban fracasando, usted sabe que hizo su parte para advertirles.

No Sea Su Amigo

Tiene que ser un colega de trabajo. Francamente, este es el mayor error que veo cometer a los empleados todo el tiempo. Que tratan activamente de crear una amistad con sus jefes. En vez de ello, construya una relación profesional con ellos. Estrictamente formal. Algunos pueden pensar lo contrario, pero en todos mis años de experiencia, he visto que cuando se empieza a crear una amistad con el jefe, entonces le ven a uno como a eso, un amigo, y no un empleado.

El problema que hay en eso es que su jefe tiene que seguir siendo su jefe en el trabajo. A veces, puede que se tenga que enfadar y exigirle trabajo extra. Ahí se va toda la amistad y usted se siente confundido y frustrado.

Otros empleados pueden empezar a verle de manera negativa si intenta tener una amistad con su jefe. Puede que crean que el jefe está tomando favoritos. Y su jefe puede tener dificultades para trazar los límites, al ser tanto su jefe como su amigo.

XNSPY para los Jefes

Si es usted un jefe y le está resultando dificil controlar a sus empleados, entonces XNSPY es la app de vigilancia de empleados que necesita. Le permite seguir el rastro a sus empleados, los lugares que visitan, sus llamadas y mensajes de texto, para así garantizar que tiene la fuerza laboral más productiva.

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail